A nosotros nos encanta la piña, ¿a ti? Y como no podemos vivir sin ella durante todo el año, en nuestra entrada al blog de hoy vamos a darte una súper receta para que ames, si es que no lo haces ya, aún más la piña. Os presentamos la tarta de piña: fresquita y deliciosa que hará el postre favorito de cualquier comida o merienda a la que la lleves.

¡Será tu plato estrella! Comenzamos con la receta:

-INGREDIENTES:

· Base de bizcocho o bizcocho de soletilla (12 unidades)

· 840 gr piña en su jugo

· 1 litro de nata para montar

· 2 sobre de gelatina de piña.

­-ELABORACIÓN:

Primeramente, vamos a utilizar le jugo donde vienen las piñas para remojar el bizcocho de soletilla. Entonces, escurriremos en un bol el jugo y remojamos los bizcochos, los pondremos en la base de un molde desmontable cubriéndola entera y creando la base de nuestra tarda y reservamos en el frigorífico. Ahora, trituraremos la piña que habíamos guardado, apartando un par de rodajas para decorar nuestra tarta. Seguidamente, en otro bol, montamos un poco la nata y reservamos.

Antes de tirar el jugo de piña que hemos utilizado al principio, lo vamos a aprovechar hirviéndolo en un cazo junto con la gelatina, que mezclaremos bien y apartaremos del fuego, templándolo unos 5 minutos.

Con todo ya preparado, sólo nos falta unificar todo. Agregaremos la piña triturada, la gelatina con el juego y la nata en un mismo bol, mezclando todo bien hasta obtener una masa homogénea.

Vertemos la mezcla sobre la base de bizcocho que teníamos en el frigorífico y volver a guardar en el mismo, dejándola enfriar hasta el día siguiente, si es posible.

Finalmente, acabamos con desmoldar la tarta y, ¿te acuerdas de las dos rodajas que nos guardamos? Es el momento de cortarlas y ponerlas como decoración sobre nuestra tarta ya fresquita y recién desmoldada.

Sirve directamente y, ¡al ataque!